Pónganse cómodos,

aquí podrán encontrar desde reflexiones del trasnochado que les escribe hasta humor, opinión y algunas cuestiones que a mi criterio valen la pena.
Seremos anónimos, pero seremos mas anónimos, al menos.
Por que un día los hijos bastardos del corazón se cansaron y salieron.

Bienvenidos también a su refugio

Facebook consiguió que el Blog no pueda ser muro y el muro confunda la poesía con un diario intimo. Las redes vuelven anti-personal a las personas, mensajes vacíos, escurren la poesía hacia una canaleta que se extravía...

Por eso... a veces vuelvo al Blog, como un amigo al cual hace mucho que no veo.

0 comentarios: