Pónganse cómodos,

aquí podrán encontrar desde reflexiones del trasnochado que les escribe hasta humor, opinión y algunas cuestiones que a mi criterio valen la pena.
Seremos anónimos, pero seremos mas anónimos, al menos.
Por que un día los hijos bastardos del corazón se cansaron y salieron.

Bienvenidos también a su refugio

Acuarelas Malditas

Intenté alcanzarte sin que raspen las cenizas,
Me esforcé hasta ver, un cuento infantil desilustrado,
Me mareó en un constante carrusel, delirando el horizonte
Descubrí a mi aburrimiento en las letras de lo que no nombramos,
Me vendiste mariposas, fugándose mis duendes a tus higueras.
Prometí, no arruinar, con acuarelas malditas, estos lienzos del perdón.





0 comentarios: