Pónganse cómodos,

aquí podrán encontrar desde reflexiones del trasnochado que les escribe hasta humor, opinión y algunas cuestiones que a mi criterio valen la pena.
Seremos anónimos, pero seremos mas anónimos, al menos.
Por que un día los hijos bastardos del corazón se cansaron y salieron.

Bienvenidos también a su refugio

En honor a Rodrigo Luyo

Se fue un redundantemente inmenso.

En su honor, debemos agarrar el blog, asesinar el "Me gusta", animarnos al escrito del impulso, a creer en la poesía a primera vista.
En honor a Rodrigo Luyo, debemos ametrallar los duendes burlones, atravesando las sombras con escupitajos errantes.
En honor a Rodrigo luyo, debemos despertar las musas y tratarlas como a señoras, antes de que tomen la forma de un reflejo maldito de nosotros mismos.
Debemos expulsar esos pestanéos que duran años.
No temer a la hoja en blanco, a escribir como un niño, a volver a nacer, a creer que el poeta nunca morirá.


Maximiliano Melchior.  24/2/2017


0 comentarios: