Pónganse cómodos,

aquí podrán encontrar desde reflexiones del trasnochado que les escribe hasta humor, opinión y algunas cuestiones que a mi criterio valen la pena.
Seremos anónimos, pero seremos mas anónimos, al menos.
Por que un día los hijos bastardos del corazón se cansaron y salieron.

Bienvenidos también a su refugio

Bienvenida seas - Antonio Birabent

...Tu sonrisa fué como un faro, y ahí dirigí mi proa y mi tiempo... parece que fué a tiempo...

0 comentarios: